Las recientes modificaciones al beneficio de alimentación son las siguientes:

  • Es obligatorio independientemente del número de trabajadores.
  • Se mantiene la disposición de los tres (3) salarios mínimos para la exclusión de la ley. En nuestro criterio si la empresa ya venía otorgando el beneficio (aún cuando no estaba obligada) debe mantener el beneficio aún cuando el trabajador entre en el supuesto de exclusión antes señalado, de lo contrario se estaría desmejorando la condición laboral de estos trabajadores y podría considerarse como un despido indirecto.
  • Se especifican las exigencias que deben contener los cupones, tickets y tarjetas magnéticas.
  • Se establecen las sanciones por incumplimiento: Advertencias, multas, suspensión temporal o cancelación definitiva de la habilitación del establecimiento.
  •  Se debe otorgar el beneficio en caso que el trabajador no cumpla con su jornada de trabajo por causas imputables a la voluntad del patrono, por una situación de riesgo, emergencia, catástrofe o calamidad derivada de hechos de la naturaleza y en los casos de vacaciones, incapacidad por enfermedad o accidente que no exceda de 12 meses, descanso pre y post natal y permiso o licencia de paternidad. La redacción de la norma es muy amplia y cualquier falta del trabajador pudiera entrar en la enumeración, pareciera entonces que le tocará el beneficio al trabajador aun  cuando falte. En nuestro criterio esta norma deberá ser analizada por el Tribunal Supremo.
  • En caso de cierre temporal o cancelación definitiva, el empleador deberá tomar las medidas necesarias para que el beneficio previsto en esta Ley sea otorgado a los trabajadores que allí prestan servicios.
  • Para los trabajadores que perciben salario variable se dispone que, aquellos que en virtud de las fluctuaciones salariales en determinados períodos superen el límite establecido del artículo 2 de la Ley de Alimentación (3 salarios mínimos), continuarán percibiendo el beneficio hasta tanto su salario normal no supere dicho límite en un período de seis (6) meses continuos.
  • El empleador deberá entregar mensualmente un recibo al trabajador, en el que se deje constancia del cumplimiento del beneficio de alimentación mediante la modalidad de dinero en efectivo o su equivalente a objeto de distinguirlo del pago por concepto de salario.
  • Si durante la relación de trabajo el empleador no hubiese cumplido con el beneficio de alimentación, estará obligado a otorgarle retroactivamente al trabajador desde el momento en que haya nacido la obligación a través de la entrega de cupones, tickets,  o dinero. En caso de terminación de la relación sin que el empleador haya cumplido con el mismo deberá pagarle a titulo indemnizatorio. En todos los casos, éste cumplimiento retroactivo será con base a la Unidad Tributaria vigente al momento en que se verifique el cumplimiento.
  • El empleador deberá suministrar a cada trabajador un ejemplar del texto de la Ley, su reglamento y un texto que describa las obligaciones derivadas de la modalidad a cumplir.