Toda empresa está integrada por elementos humanos, técnicos y materiales cuyo objetivo principal es la obtención de utilidades y la prestación de servicios. Sin importar si su empresa es micro, pequeña, mediana o grande la misma estará compuesta por estos tres 3 factores fundamentales:

1. Factores Activos: son accionistas, administradores, clientes, trabajadores, proveedores, fuente financiera, entre otros.

2. Factores Pasivos: son los usados por los elementos activos y que ayudan a conseguir que se cumplan los objetivos previstos por la empresa, tales como la materia prima utilizada, la tecnología, entre otros

3. Áreas funcionales: dentro de una empresa hay varios departamentos (estructura funcional) por ejemplo: producción y logística, recursos humanos, mercadeo, finanzas, administración, consultoría legal o jurídica, sistemas de información, entre otros.

Dentro de una empresa cada uno de estos departamentos es imprescindible para el funcionamiento de la misma, sin embargo, el manejo de cada uno de ellos dependerá de la misión y visión que tenga definida la organización.  La Misión: Es la definición del negocio en el cual opera, los beneficios que va a suministrar a sus clientes, empleados y a usted mismo como propietario del negocio. De ella se derivan los diferentes objetivos de la empresa. La Visión: Es un concepto que debe transponerse hacia el futuro, es decir, hacía donde va orientada nuestra empresa y a quien debe dirigirse.

La misión y visión son herramientas fundamentales para una organización, sin las cuales ésta carece de identidad. Por cuanto la misión es la razón de ser de la empresa, el motivo por el cual existe, el impacto de ésta, será determinado por varios elementos como el compromiso con la misión, que sea compartida por la mayoría dentro de la empresa y que todos se sientan identificados con la misma. Es importante que gerentes, ejecutivos claves y todos los empleados trabajen en la definición de la misión y visión para que estén todos en la misma sintonía. De esta manera se logra un accionar más eficiente de la empresa y mayor consistencia en procedimientos y políticas. Una buena declaración de misión y visión puede tener un impacto positivo para el comportamiento ético y en la motivación de los empleados.